Los dentistas no saben cobrar

LOS ODONTÓLOGOS NO SABEMOS (O NO QUEREMOS) COBRAR. Y ese es el inicio de una serie de síntomas como por ejemplo, pacientes que llegan sin cita o sin avisar, exigen descuentos, no llevan el dinero completo (o no llevan)... y en nuestra clínica lo seguimos permitiendo, porque como dentistas no queremos regañar al paciente y aceptamos atenderlo aún cuando sabemos que no nos pagará nada. Si en la mayoría de clínicas no hubiera ODONTOLOGOS que cobran o reciben el dinero del paciente, esto no pasaría.

Es bien sabido que la carrera donde existen más suicidios a nivel mundial es la de nosotros, odontólogos. Si no lo sabías, estás a tiempo de salirte, dicen que de Uber te puede ir muy bien.

Existe una solución? Claro que sí. Tan simple como implementar sistemas en tu clínica dental.

Tan simple como tener un sistema de cobro claro y transparente, donde el paciente desde el inicio sabe cuanto cuesta cada concepto. Sabe cuanto cuesta la consulta o si ésta es gratis, sabe cuanto le cuesta una radiografía, una receta o cuanto debe pagar por el simple hecho de poner un pie en tu clínica y respirar olores de medicamento y diente quemado. También puedo afirmar sin temor a equivocarme que la mayoría de odontólogos nos cargamos una aureola y unas alas de ángel gigantes, y nos cuesta mucho trabajo cobrar una consulta o un diagnóstico, (aún más cuando el nuevo paciente en cuestión tiene una actitud super receptiva y positiva, y resulta que es amigo de un compadre y ya hasta tenemos mesa de honor en su próxima segunda boda), el cual muchas veces más que un trabajo lo vemos como algo que amamos hacer y que si pudiéramos dedicarnos a dar consulta y diagnósticos gratis (pero sin tener que pasar ‘hambres’ ni noches de lluvia sin techo) lo haríamos con el mayor de los gustos. Si eres de esos angelotes que les duele el alma le muestras el precio de tus honorarios, eres uno de los míos. Pero a menos de que seas la Madre Teresa de Calcuta o pretendas vivir de donaciones o de la pensión de AMLO, sigue leyendo.

En tu equipo de trabajo debe existir algo que se llame “administración”, la cual va a estar encargada una persona que va a ser la que cobre por ti. Tu responsabilidad de ahora en adelante, va a ser para lo cual estudiaste 5 años de carrera (sin contar el semestre que repetiste farmacéutica clínica), 100% clínico tu diagnóstico, nada de precios, nada de descuentos. No se si me entendí bien. Tu no cobras, por lo tanto, tu no pones los precios ni das los descuentos. Magia.

Ahora si eres de los que les gusta un poco la parte de venta del tratamiento (como a mí), te sugiero que vendas tu tratamiento tal como cual haces siempre, pero eso sí, no debes tocar dinero. Para eso está la administradora u otra persona encargada. Recuerda que eres un angelote, y el dinero es el malo de la película. Cuando el paciente empiece a sacar la faja de billetes, huye por tu vida, y solo regresa ya que se haya hecho el primer pago del tratamiento. Éxito!, Ahora te preguntarás, y si a mi administrador le piden el descuento? Una persona que va a cobrar debe tener ciertas cualidades. Debe ser capaz de negociar en la medida posible un pequeño descuento sobre el total del precio del tratamiento y no por cada tratamiento individual. Intenta alguna vez pedir un descuento en un OXXO o en Liverpool, y verás la cara que te ponen los encargados… Te dirán: Señor/Señora, yo no soy el que pone los precios!!

Con la implementación de un sistema de atención al cliente/paciente, desde antes de que entre por tu clínica, hasta cuando sale, además de un trato profesional, amable y cordial, será clave para que tengas los pacientes que buscas, pacientes que confirmen sus citas o te avisen si van retrasados, pacientes que sabrán cuanto tienen que pagar en su próxima cita, pacientes que te recomendarán con otros pacientes por la atención que les brindaste y que querrán que sus amistades también reciban.

Pregúntate que haces diferente a los demás y empieza a hacer ruido de ello; piensa que tipo de atenciones te gustaría recibir cuando llegas a un lugar nuevo y quieras regresar por ello; además es muy importante que puedas medir esas acciones para que al final del mes hagas un recuento de esa información para quitar o poner.

Si hubiera una forma de resumirle a tu paciente en un video tu concepto de atención odontológica en 2 o 3 minutos, te recomendaría que lo hicieras ya. Esta es una herramienta muy poderosa y que veo pocos utilizan. De esto hablaré en el próximo artículo para que empieces a implementarlo con tus nuevos pacientes. Créeme que marcará un antes y después.

Contacto

Facebook: Dr Manuel Garibay

Instagram: dr.manuelgaribay

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Clau (sábado, 09 noviembre 2019 00:24)

    Muchas gracias, es información muy útil.

  • #2

    Giovani Aligieri de la cruz Rubio (sábado, 09 noviembre 2019 22:42)

    Gracias me servirá de mucho



Envíame un correo! - Email me!

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Mi Lugar de Trabajo